Café de Colombia - Sierra Nevada de Santa Marta

01 October 2015

Sierra Nevada de Santa Marta, un origen regional de esencia orgánica

 

Este origen tiene un aroma pronunciado, cuerpo alto, buen tamaño de grano, baja acidez, notas prominentes de chocolate y almendras tostadas. Por tradición ancestral, es cultivado en armonía con la naturaleza.
La oferta de orígenes regionales de Café de Colombia es cada vez más amplia: Cauca, Nariño, Huila, Santander, Antioquia, Paisaje Cultura Cafetero (PCC) y Sierra Nevada de Santa Marta.
Como parte de la estrategia de calidad, diferenciación y valor agregado de los caficultores colombianos, sumada a un trabajo constante para la adecuada caracterización y defensa del origen, los cuatro primeros orígenes regionales son Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP), cuya calidad está estrechamente ligada a las condiciones climáticas y geográficas de su producción.
Sierra Nevada en particular es un origen que por tradición ancestral de las comunidades indígenas que habitan esta región está muy ligado a la producción orgánica.
Este café tiene un aroma pronunciado, cuerpo alto, buen tamaño de grano, baja acidez, notas prominentes de chocolate y almendras tostadas y forma de cultivo ancestral. Existe una sola cosecha al año, entre octubre y diciembre, lo que además le da un carácter de edición limitada, teniendo en cuenta que en el resto del país se producen dos cosechas.
Sierra Nevada además cuenta con un árbol de maridaje, que permite a los amantes del café, sommeliers, chefs y baristas crear nuevos sabores y conceptos alrededor de este origen.
Cordillera costera única
Ubicada al norte de Colombia, la Sierra Nevada de Santa Marta es el macizo montañoso costero más alto del mundo, con 5.775 m.s.n.m en sus picos nevados, y declarada por la UNESCO reserva de la biósfera.
Los departamentos cafeteros de Magdalena, Cesar y La Guajira comparten este sistema montañoso. El café se cultiva por lo general entre los 900 y 1.600 m.s.n.m. Los terrenos en esta franja tienen inclinaciones superiores a los 50 grados y en algunos lugares alcanzan los 80 grados. El café se cultiva bajo sombrío de árboles, principalmente guamos, carboneros, nogales, aguacates, árboles frutales y especies nativas.
Comunidades de indígenas koguis, arhuacos, kankuamos y wiwas habitan la Sierra Nevada de Santa Marta desde tiempos ancestrales, conviviendo armónicamente con la naturaleza. Y quienes cultivan café lo hacen con prácticas muy sostenibles por convicción propia.
Producción en armonía con la naturaleza
Oliveiro Villafana, indígena arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta, es parte de los 778 caficultores, en su mayoría indígenas, que producen café de forma orgánica. Para estas comunidades, el café orgánico se ha convertido en su forma de vida, mediante una producción equilibrada basada en el manejo racional de los recursos naturales que garantice su sostenibilidad a largo plazo.
“Los indígenas de la Sierra tenemos una filosofía y es que al cultivo del café no le aplicamos ningún producto sintético y lo cultivamos de forma natural. En nuestro diario vivir convivimos en armonía con la naturaleza y todos los seres vivientes, por eso no usamos ningún producto químico. Por otra parte, vemos que el café orgánico se ha vuelto una moda, pero para nosotros no es moda, es algo que traemos como tradición cultural, porque así nuestros ancestros nos lo han enseñado”, explica.
Gracias a esto el Café Orgánico de la Sierra se ha convertido en un referente de Colombia para el mundo. Para los indígenas de la Sierra, el café permite llevar a diversos rincones de la tierra su filosofía de convivencia armónica con la naturaleza.
“El café es el único producto que nos permite tener una economía estable.
Hoy en día el café se ha convertido en el sueldo de los indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta.”
Oliveiro Villafana - Cada vez más cafés sostenibles
Este café se inserta en la categoría de cafés especiales y tiene una creciente demanda por parte de compradores especializados de países como Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Canadá, Bélgica, Francia y Alemania, que tienen una cultura orgánica en aumento y ven en este café un atributo diferencial y exclusivo en cuanto a productos orgánicos.
Las ventas de cafés colombianos sostenibles certificados y/o verificados aumentaron 105% (más del doble) entre 2006 y 2012. En 2013, la producción de café orgánico en Colombia fue de 248.000 sacos de 60 kilos, de los cuales vendió 133.000 mil sacos (54%), por lo cual su oferta aún tiene un amplio margen para satisfacer a nuevos clientes.
Mucho del café orgánico que producen las comunidades nativas de la Sierra Nevada es vendido o exportado directamente a clientes en el exterior, no siempre a través de la Federación Nacional de Cafeteros, cuya oferta exportable es cercana a los 58.000 sacos de 60 kg, principalmente con destino a Estados Unidos, Canadá y Europa.
Café de Colombia ha logrado construir y crear vínculos comerciales a largo plazo entre las comunidades productoras de café orgánico, los clientes y los consumidores, enfocándose principalmente en el desarrollo económico auto-sostenible y el fortalecimiento cultural de los productores, para que esto se traduzca en mejores ingresos y bienestar para ellos y sus familias.
“Nosotros comercializamos nuestro café pensando claramente en que es un servicio para la sociedad y eso nos da un valor agregado; los compradores son conscientes de lo que estamos produciendo, que es totalmente orgánico, y que detrás de cada cultivo de café hay una historia. Al explicar todo esto, los países compradores entienden de verdad en qué consiste el producto orgánico y cómo con su compra apoyan a las comunidades indígenas y ayudan a mejorar la calidad de vida de cada productor”, anota Villafana.
Adicionalmente, los programas de cafés orgánicos y especiales de la Sierra han promovido el trabajo asociativo. A su vez, las asociaciones han reforzado su compromiso con la preservación de la Sierra al incursionar en diferentes esquemas de producción sostenible como Fair Trade, Rainforest Alliance, 4C, UTZ, y FLO (Orgánico).
El café orgánico de la Sierra Nevada en su gran mayoría se comercializa como Fair Trade-Orgánico (FTO), pues la mayoría de los grupos cuenta con ambas certificaciones y la industria demanda ese café. Esta doble certificación además representa mayores beneficios para las comunidades productoras.
Sierra Nevada de Santa Marta es otro de los orígenes regionales de Café de Colombia claramente diferenciados, con importantes impactos en materia de sostenibilidad, que permitirán a las marcas 100% ampliar su portafolio de productos al consumidor final.

416 Views
Super User
Login to post comments
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…